Soy integrande: Mónika Costa

retrato15mancha

Mónika tiene desde hace décadas una vinculación muy especial con Integrandes.org, personal y familiar. Es entusiasta, original, creativa… debería ser obligatorio ser un poco más como ella! 😉

Hola Mónika, haznos una descripción de ti para que podamos conocerte un poco más.

Mi nombre es Mónika Costa Torres y por ser vosotros os revelaré mi edad, 51 años, muy bien llevados.

Soy cuidadora en el Taller Ocupacional, apoyando al Taller de Ordenanza y de Costura en estos momentos.

Mis aficiones, muchísimas, destacaría la cocina, la organización de eventos, como los cumpleaños, comuniones…  Me encanta el mundo creativo, manualidades, costura, pintura…

La música forma parte de mi día a día, me acompaña en mis largas caminatas y mis horas de chi-ku, que no es un animal oriental sino un tipo de gimnasia oriental  :)

¿Cómo llegaste a integrandes.org?

Mi historia con este Centro esta unidad a mi vida, ya que no soy sólo yo la que forma o ha formado parte de el, mi hermana Erika es una integrande más y el recuerdo de mi padre, Pepe, que continua reflejado en muchos de su aspectos.

¿Cómo comencé aquí? Pues fue en 1987 con Vicenta Sevilla y Miguel Gómez, como voluntaria en el horario de comida, y disfrutando de las dos horas diarias que pasaba con ellos fue como poco a poco fui descubriendo su mundo, me contaban su día adía, preguntaban sus duda y así descubrí ese mundo tan especial que les rodea.

Me hicieron participe de sus inquietudes y de sus pequeños sueños, el ir a una discoteca, disfrutar de un partido de baloncesto, quedar con amigos para ir a comer, ir al cine… cosas que para mi eran habituales y para ellos un mundo.

De ahí nació la idea de la creación del club de ocio, Asociación Nuestro Mundo Aranjuez, donde pudimos cumplir los sueños de muchos. Organizamos la primera carrera por la integración y colaboré con la creación del club deportivo asociación Nuestro Mundo de Aranjuez.

Todo esta historia se desarrolló durante 1990 -2000, diez años que cada vez que lo recuerdo me hacen sonreír.

En 1990 me hicieron mi primer contrato y hasta hoy. Y ya son veinti-muchos los que estoy aquí y que continúe.

¿En qué crees que puede ayudarte ser de integrandes.org?

Creo que sería obligatorio formar parte de integrandes.org. Te hacen descubrir un mundo nuevo, mucho mejor que el mundo que nos rodea habitualmente. Más noble, gratificante y donde los besos y caricias sean los buenos días.

Aquí no existen los malos días, si vienes a currar en un día de bajón, con el primer beso y el primer guapa ya te han hecho sonreír.

¿Qué piensas que se puede hacer para lograr la plena inclusión de las personas con discapacidad en la sociedad?

No podemos olvidarnos que la esencia de esta asociación es la calidad de vida de sus componentes.

Debemos conocer las necesidades de cada uno de ellos y sus carencias, tanto emocionalmente como social.

Buscarles un futuro digno para cuando sus familiares ya no puedan estar con ellos. Estar pendiente de ese momento de cambio tan radical para encontrar la mejor salida, asesorando a sus familiares para buscar la mejor solución. Evitando un deterioro en su vida.

Soy integrande: Laura Pastor

Laura PastorSu ilusión le permite no decaer nunca, ni en los momentos difíciles. La mitad de esa ilusión la disfrutamos en integrandes.org. La otra mitad es para su maravillosa familia. Con todos vosotros, Laura.

Hola Laura, haznos una descripción de ti para que podamos conocerte un poco más.

Me llamo Laura y tengo 37 años. Soy psicóloga en el Centro Ocupacional desde hace 11 años. Lo que más me gusta hacer es pasar el tiempo libre con mi maravillosa familia y poder compartir mis aficiones de siempre con mi marido y mis hijas. Si antes iba a un gimnasio yo sola, ahora hago deporte junto a ellas en una tarde de campo con las bicicletas, si antes iba al cine ahora vamos en familia a ver películas de Disney cargados de chucherías y con un buen cubo de palomitas, si antes dedicaba una tarde a mirar tiendas de ropa, ahora voy acompañada de las mejores asesoras de moda, mis hijas… Lo que más disfruto es aprovechar cada momento con ellos.

¿Cómo llegaste a integrandes.org?

Un día vi en la televisión un reportaje sobre un centro ocupacional. Desde ese momento supe que quería trabajar en un centro así. Así que envié varios curriculum por la zona. Un día recibí una llamada para citarme para una entrevista de trabajo en el Centro Ocupacional Nuestro Mundo y tras una dura selección de pruebas y entrevistas, finalmente fui seleccionada para el puesto de psicóloga. Los primeros meses los compaginé con el trabajo que tenía en ese momento, pero luego lo dejé para poder centrarme en exclusiva a mi labor en integrandes.org.

¿En qué crees que puede ayudarte ser de integrandes.org?

Más que en qué puede ayudarme, diré qué es lo que me aporta. Como en todos los trabajos, hay momentos difíciles y trabajar con personas requiere una implicación emocional y personal importante, por lo que hay etapas realmente agotadoras. Pero todo se compensa con el orgullo que siento por pertenecer a un gran proyecto como es integrandes.org y poder aportar mi granito de arena para lograr una sociedad más justa e inclusiva, donde todos tengamos las mismas oportunidades y los mismos derechos.

Además, pocos trabajos pueden ofrecerte la posibilidad de mantener la ilusión y motivación día tras días, seguir emocionándote ante cada reto conseguido y sentir orgullo al ver cómo se superan las personas con discapacidad intelectual con las que trabajo diariamente.

¿Qué piensas que se puede hacer para lograr la plena inclusión de las personas con discapacidad en la sociedad?

Aun queda mucho camino por recorrer para lograr la plena inclusión en la sociedad de las personas con discapacidad intelectual. Y para conseguirlo es importante no decaer nunca en esa lucha y seguir avanzando siempre mirando hacia adelante, manteniendo la motivación por cada meta conseguida por pequeña que sea.

Siempre se pone el énfasis en la necesidad de que los adultos de la sociedad actual conozcan las capacidades de las personas con discapacidad intelectual y que aprendan a ser tolerantes para que exista una plena inclusión, pero creo que es absolutamente imprescindible que esa concienciación se realice desde los más pequeños. Si ofrecemos la posibilidad a las nuevas generaciones, nuestros hijos, sobrinos… de relacionarse con normalidad con personas con discapacidad intelectual, fomentando desde casa y desde las diferentes instituciones educativas, valores de igualdad e inclusión social, nuestros niños crecerán y se convertirán en adultos que seguirán luchando por hacer desaparecer las desigualdades, creando una sociedad más justa y solidaria para todos y entonces tendremos un gran camino recorrido.

Soy integrande: María

retrato12_mancha_linea

En esta ocasión nos vamos al Centro Residencial y de Día, la “Resi”. Allí trabaja María, una integrande que ha crecido con nosotros como profesional y como persona. Ella también nos hace crecer a nosotros.

Hola María, haznos una descripción de ti para que podamos conocerte un poco más.

Hola. Tengo 32 años y soy Trabajadora Social en el Centro Residencial y de Día. Lo que más me gusta es viajar y descubrir rincones en la naturaleza. Entre mis aficiones está hacer rutas de senderismo, pasar tiempo con mis animales y dedicar mi tiempo libre a jugar con mis sobrinos.

¿Cómo llegaste a integrandes.org?

En el verano de 2006 me contaron que habían abierto un centro nuevo, y pensé “¿por qué no intentarlo?” Comencé como cuidadora durante las suplencias de verano, después dediqué un año a trabajar como técnico de integración y por último, una vez que finalicé mis estudios, conseguí dedicarme al Trabajo Social en nuestra entidad, algo que me llena tanto en el ámbito personal como en el profesional y que forma parte de mí. Me gustaría también agradecer a integrandes.org y a algunas personas que forman parte de la Entidad, por la oportunidad profesional que me brindó, depositando la confianza necesaria en mí para que formara parte de su equipo.

¿En qué crees que puede ayudarte ser de integrandes.org?

Creo que pertenecer a esta Entidad me ha ayudado a crecer mucho como persona, y a ser feliz valorando los pequeños detalles. Personalmente, yo he crecido con integrandes.org, ya que cuando llegué aún estaba terminando mis estudios universitarios. Por otro lado a nivel profesional he aprendido muchísimo y me ha facilitado desarrollar mi carrera profesional desde un ámbito muy amplio.

¿Qué piensas que se puede hacer para lograr la plena inclusión de las personas con discapacidad en la sociedad?

Defender sus intereses como ciudadanos de pleno derecho facilitando su integración y desarrollo personal.

.

Este verano hemos recargado pilas en la Residencia

verano-residencia0

Este verano, que ya está a punto de terminar, nos ha servido en el Centro Residencial para relajarnos, divertirnos y recargar energías de cara a una nueva temporada que, a buen seguro, nos traerá muchas experiencias.

Nuestro plan de verano para combatir el calor ha estado lleno de actividades variadas que nos han hecho olvidar la rutina. Paseos por los maravillosos Jardines de Aranjuez, viajes (a Villafranca de los Caballeros, Torrevieja –organizado por nuestra entidad-, y Priego de Córdoba -con la asociación Educnatur) excursiones a pueblos cercanos, refrescantes baños en la piscina municipal y en la nuestra, cenas en las terrazas del Centro, fiestas, karaoke, bailes… y, por supuesto, nuestra tradicional celebración de los Sanfermines (¡son ya 10 años disfrutándolos!) en la que no faltan ni nuestra propia versión de los encierros.

Cada verano hacemos impresionantes las pequeñas cosas.

verano-residencia4

verano-residencia10

verano-residencia11

verano-residencia6

verano-residencia9

verano-residencia8

verano-residencia1

 

Soy integrande: David González

David Gonzalez

David llegó hace dos décadas a la Asociación animado por un amigo,  y desde entonces nunca ha detenido la marcha. Como buen atleta, lo suyo es ir cumpliendo metas. ¿Será la plena inclusión la próxima que alcanzaremos juntos?

Hola David, haznos una descripción de ti para que podamos conocerte un poco más.

Me llamo David González Pardo, nacido en Aranjuez, 41 años, soy Preparador Laboral del Centro Ocupacional y además Presidente del Club Deportivo Nuestro Mundo. Me apasiona el deporte en general y sobre todo el atletismo, he participado en multitud de carreras populares tanto de 10 km, 21 km y maratones.

¿Cómo llegaste a integrandes.org?

Gracias a Rafa, mi compañero socorrista de la piscina, en el verano de 1999 me informó que se había quedado una vacante en el Centro Ocupacional como monitor deportivo, presenté mi curriculum y al poco tiempo me llamaron para realizar una entrevista.

Siempre estaré agradecido a mi amigo Rafa por animarme a presentarme, y a las tres personas que me entrevistaron y me dieron la confianza de formar parte de este equipo de profesionales. Las personas que me entrevistaron fueron: Luis Cáceres (anterior Gerente), Mª Ángeles Pérez Alegría (anterior Directora del C.O.) e Isabel González García-Mier (Actual Presidenta de la Asociación).

¿En qué crees que puede ayudarte ser de integrandes.org?

Integrades me ha ayudado a realizar mi profesión como Pedagogo, y me han ido dando a lo largo de los años oportunidades de crecimiento continuando mi formación integral y accediendo a diferentes puestos laborales en la organización.

Además, personalmente me ha ayudado a cambiar la visión sobre las Personas con Discapacidad Intelectual y a confiar plenamente en ellas y en su enorme potencial. Son capaces de conseguir aquello que se propongan y todos debemos de confiar en ellas y apoyarles en conseguir sus sueños.

¿Qué piensas que se puede hacer para lograr la plena inclusión de las personas con discapacidad en la sociedad?

Estamos avanzando en muchas aspectos, pero aún no se les tiene en cuenta a las Personas con Discapacidad Intelectual por sus propias capacidades. Hay que continuar haciendo campañas de sensibilización para que todos los que formamos la sociedad podamos ofrecer oportunidades reales y les ayudemos en cumplir sus metas. Hay que escucharles y confiar en ellos, siempre nos demuestran que con los apoyos oportunos son capaces de alcanzar lo que se pretendan.

 

Sin palabras

sin-palabras

Belén Fernández es la madre de un niño de 8 años maravilloso que recibe atención en nuestro Centro de Atención Temprana. Nos ha hecho llegar un relato que ella misma a escrito y que queremos compartir con vosotros, por su autenticidad y porque nos ha emocionado. Esperemos que os guste tanto como a nosotros.

Sin palabras

Hay muchos niños sin palabras.
.
Probablemente no nos habréis visto, porque pasamos inadvertidos.  Si nos veis de lejos por la calle, no sabréis que somos nosotros.  Algunos no pueden hablar porque no les sale la voz; otros son ignorados a pesar de que sí la tienen.  Es muy difícil ser un niño de necesidades especiales sin palabras.
.
Me comunico en lengua de signos bimodal, que es el sistema que se enseña a aquellos
que no pueden utilizar el habla para comunicarse: niños con disfasia (dificultad
para hablar), retraso mental, niños del espectro autista o con escaso lenguaje
oral.  Se diferencia de la lengua de signos, en que las personas que utilizan el lenguaje bimodal sí que pueden oír.  Mi familia tuvo que aprender este sistema conmigo,
a la vez que me iban enseñando a mí. Para ellos es muy fácil entenderme, pero nadie más sabe lo que quiero decir: suelen mirarme sorprendidos o extrañados, sin comprenderme o poder responderme.  En todo momento, necesito que alguien haga de intérprete.
 .
Cuando era pequeño e iba al parque, no tenía problemas para jugar con otros niños, porque hablábamos el idioma universal de la infancia, la amistad, y lo pasábamos muy bien juntos.  Nunca me rechazaron ni se asustaron de mí por ser diferente, y me ayudaban cuando no lograba realizar algún juego, porque mi motricidad fina y gruesa no son muy buenas.  Sin embargo, aunque nos entendíamos con gestos básicos, señalando y asintiendo o negando con la cabeza, siempre necesitaba de la ayuda de mi madre para traducir peticiones o deseos más complejos.  En poco tiempo los niños aprendían los conceptos básicos, pero si no coincidíamos en los días sucesivos, teníamos que volver a empezar con el proceso, enseñando a otros nuevos amigos.
 .
Al empezar el colegio, me quedé sin palabras. Mis compañeros y mi tutora no podían entender lo que decía… Yo necesitaba y quería comunicarme con ellos, así que mi madre fue a clase a dar una pequeña charla sobre la lengua de signos bimodal, preparó un material para todos y así es como, entre los dos, logramos enseñarles. Por fin pude participar en las lecciones y contestar a las preguntas de mi profesora.  Además, ¡es muy divertido jugar y contarnos secretos en lengua bimodal! Sobre todo, porque nadie más
puede entendernos cuando hablamos “en mi idioma”.  La parte negativa es esa, que nadie más que los compañeros de clase y mi tutora sabe lo que quiero decir.
 .
Creo que este sistema debería ser una asignatura más: así todos se podrían comunicar con otros niños -en el futuro adultos- como yo, que no necesitarían un intérprete cada vez que fueran a la compra, al médico, a la peluquería, al cine… Nuestra vida sería mucho más fácil.
 .
Muchas personas no se molestan en preguntarme cosas, quizás porque no puedo hablar como ellos, o quizás porque les da igual lo que yo tenga que contar, incluso aunque esté allí mi madre para traducirles.  Me da mucha pena que no les interese cuál es mi color favorito, o qué tal me lo he pasado hoy en la piscina.  No se sientan a leer conmigo, ni a jugar, no quieren conocerme.  A lo mejor, como no puedo emitir palabras, se piensan que no puedo entenderles, que no soy un niño como los demás.  Yo soy un niño como cualquier otro, y quiero ser tratado como tal.  Me gusta que mis amigos me inviten a sus cumpleaños, comer chucherías y jugar al fútbol; si me caigo y me hago daño sufro, si recibo una sorpresa agradable soy muy feliz.  Siento que los que me ignoran me dejan doblemente sin palabras porque no me dan la oportunidad de expresarme al no querer saber de mí.
Quizás, si en el colegio hubieran estudiado lengua de signos bimodal, si hubieran aprendido sobre los niños de necesidades especiales, hubieran logrado desarrollar la sensibilidad necesaria para poder tratarnos como lo que somos, seres humanos.
 .
Ahora que me habéis escuchado, espero haber abierto vuestros oídos.  Espero que os hayáis dado cuenta de que yo también soy un niño, que necesito cariño y protección; que
también tengo sentimientos, sueños y esperanzas.  Espero que cuando os crucéis conmigo en cualquier lugar de la vida, al haber sabido lo que hay en mi corazón y quién soy, nos podamos acercar y compartir el Mundo en el que ambos vivimos en lugar de habitar en universos paralelos.
 .
Es por esto por lo que estoy escribiendo mi relato. Para poder dar voz, para que
seamos visibles, para contar cómo es la vida de un niño sin palabras, mi vida…

Unas vacaciones de diez (más diez)

El pasado mes de julio, un grupo de 10 usuarios del Centro Residencial y de Día  y 10 monitores voluntarios, estuvimos de vacaciones en Torrevieja . Disfrutamos de playa y de la piscina, nos divertimos con la animación en el hotel, dimos algún buen paseíto (con helado incluido)… Queremos compartir el vídeo, para que veais lo bien que lo pasamos.

También queremos  agradecer a todos los monitores que han participado en el viaje su dedicación, cariño, alegría y compañerismo, su capacidad para trabajar en equipo y hacer de estos días unas vacaciones inolvidables.

MUCHAS GRACIAS A TODOS!!