CO: Aprendizajes funcionales: manejando el móvil

El 9º Informe Tecnología y Discapacidad, AROPE EAPN. 2019 persigue unos objetivos muy claros y definidos: destacar el protagonismo de las Nuevas Tecnologías (NT) como factores de normalización e inclusión social y laboral, identificar las barreras que impiden a las personas con discapacidad la usabilidad de las nuevas tecnologías en igualdad de condiciones , contribuir a elevar el acceso a internet como derecho fundamental y universal, destacar la necesidad de garantizar, no solo la conectividad, sino la accesibilidad y asequibilidad de las nuevas tecnologías, promover el acercamiento entre el ámbito tecnológico y el social, de cara al diseño de soluciones tecnológicas que contemplen, desde los inicios, las necesidades de las personas con discapacidad, concienciar a las empresas sobre la importancia de implementar NT como fuente de atracción del talento, y ser altavoz de sensibilización y conciencia social, facilitando la participación de las personas con discapacidad en la vida social y en la empresa.

Las nuevas tecnologías favorecen la integración de las personas con discapacidad intelectual, si ya la sociedad estaba experimentando progreso digital, hoy día, con la crisis de la COVID-19, tenemos que subirnos a este tren que avanza con velocidad. Actualmente es difícil concebir nuestra vida sin nuevas tecnologías, para realizar videollamadas, compras por internet, pedir cita médica online, realizar teletrabajo y recibir apoyo de forma telemática si no es posible acudir a los centros educativos o de formación, ahora todo esto es posible a través de un pequeño dispositivo móvil. En los últimos meses, con la declaración del estado de alarma y el confinamiento, las nuevas tecnologías han sido agentes claves de inclusión social. Los dispositivos tecnológicos han abierto una ventana al mundo, ha sido el canal de comunicación por excelencia, la plataforma que nos ha permitido sentirnos parte de la sociedad y seguir aportando nuestro talento a través del teletrabajo. No cabe duda de que en 2020 ha quedado patente el papel de las nuevas tecnologías como factor de inclusión social y laboral, así como la necesidad de que sean accesibles para todas las personas. Un hecho que se ha evidenciado durante el estado de alarma, en el que el papel de lo digital ha sido crítico para mantener las relaciones sociales y en muchos casos el trabajo, a través de fórmulas telemáticas. Si para todos los ciudadanos las nuevas tecnologías han sido la ventana al mundo durante la cuarentena, para muchas personas con discapacidad han representado la válvula de escape definitiva para superar el aislamiento y sentirse acompañadas. En el Centro Ocupacional Integrandes nos hemos propuesto el reto de minimizar todas las barreras que impidan a nuestros usuarios y sus familias acceder a las nuevas tecnologías, porque pueden beneficiarse enormemente aprendiendo a manejar diferentes dispositivos y adaptaciones tecnológicas. Las nuevas tecnologías serán aliadas imprescindibles para la mejora y normalización de la vida de las personas con discapacidad intelectual y del desarrollo, así como en su acceso al empleo.